Medicamentos: ¿Para las personas o para hacer dinero?

Considerando el principal objetivo de la medicina -curar, aliviar el dolor, y procurar la salud del paciente (1)- en este artículo pretendo evaluar los principales conflictos de interés que se presentan en el sector farmacéutico cuando se manipula o se aleja de aquel fin primario.

La investigación farmacéutica tiene como propósito el descubrir y producir medicamentos e insumos esenciales para preservar la salud, además de resultar estratégica en la generación de conocimiento. No es raro escuchar que el farmacéutico es uno de lo sectores económicamente más importantes a nivel global y el segundo en México, después del automotriz (2). Sin embargo, a lo largo del tiempo se ha criticado fuertemente la canalización de recursos para i+D+i en medicamentos e instrumentos biomédicos que han sido usualmente focalizados en enfermedades crónico-degenerativas y recientemente en la introducción de fármacos “huérfanos” a través de la vía legal.

A nivel mundial, tan solo el 10% de los fondos de investigación son dirigidos a las enfermedades que abarcan el 90% de la carga mundial de morbilidad (SIDA, malaria, tuberculosis, enfermedades tropicales, entre otras) (3). A esto se le conoce como la brecha 10/90 y resulta muy preocupante ya que el 90% de los fondos restantes se asignan a necesidades de salud de los países industrializados (lo que representa solamente un 10% de la carga global de mortalidad prematura) (4).

Ahora bien, sobre la mesa los 3 principales conflictos de interés que también pueden ser considerados como dilemas éticos por aquellas acciones que afectan a la dignidad humana:

1. Medicamentos: redituables vs. no redituables

Los medicamentos esenciales son aquellos que cubren las necesidades prioritarias de atención en salud de una población y generalmente se pueden consumir a precios asequibles. Pero, ¿sabías que 10 millones de personas mueren cada año simplemente por falta de acceso a medicamentos esenciales y que el 93% de la carga mundial de mortalidad que puede ser prevenible se encuentra en los países en vías de desarrollo (PMDs)? (3) Anualmente, se gasta 200 veces más en investigación para atender a los países de “primer mundo” -con mayor consumo promedio por persona- que en herramientas para garantizar disposición de fármacos en el resto de naciones. Como dato, el consumo anual per cápita de países desarrollados se estima en más de 50 dólares, mientras que el de los PMDs llega solamente a 6 dólares al año (5).

Debido a que las investigaciones se financian en su mayoría por utilidades del mundo desarrollado, no es raro que éstas se centren en sus principales problemas sanitarios. Esto sin duda trae para los PMDs una desventaja competitiva en términos de redituabilidad en la industria, siendo necesario establecer políticas nacionales que reduzcan los gastos de medicamentos basados en la selección racional, uso de genéricos y producción interna. Además, es urgente crear regulaciones eficientes para la actividad farmacéutica que favorezca los intereses de los PMDs y no que busquen pelear “batallas imposibles de ganar”.

2. Fármacos: huérfanos vs. masivos

En épocas pasadas, el mercado de fármacos “huérfanos” para atender enfermedades raras no resultaba tan atractivo económicamente, al suponer consumos bajos. Pero, por medio de caminos judiciales y amparos ante los gobiernos, estos pacientes han logrado subsidiar los elevados precios de los medicamentos (desde $250,000 hasta $500,000 pesos mensuales) y han “mantenido” el mercado (6).

En México, el gasto público anual destinado a este tipo de medicamentos ronda los $1,200 millones de pesos mexicanos, esto cubre el tratamiento de aproximadamente 400 personas y equivale al costo del tratamiento de insulina de todas las personas que viven con Diabetes en el país (6).

Lo que resulta tan controversial entorno al tema, es que ya empiezan a hacerse presentes distintos grupos minoritarios como los que padecen Diabetes tipo I, exigiendo que el gobierno también cubra los costos de su tratamiento. Esto resulta ser un gran inconveniente en materia de salud pública, ya que el gobierno tendrá que definir de manera estratégica sus prioridades de gasto en salud y al mismo tiempo garantizar un marco judicial que sea verdaderamente justo para todos.

3. Patentes: negocio vs. salud

El análisis sobre la creación de patentes por el descubrimiento de nuevos medicamentos es un arma de doble filo para el sector salud. Por un lado se intenta reforzar la propiedad intelectual y la competencia justa, pero por el otro se induce a la monopolización y capitalización de las grandes transnacionales y su reflejo en los altos precios para los consumidores. Esto se debe, en gran medida, a que la duración de una patente de este tipo en la mayoría de países es en promedio de 20 años, y el tiempo que transcurre entre la presentación de una solicitud de patente y la aprobación para la venta de un nuevo medicamento, puede ser de hasta 12 años. Como en teoría, el tiempo para recuperar la inversión quedaría reducido a 8 años, la industria farmacéutica “asume” costos iniciales de 500 o a 1,000 millones de dólares, y por “consecuencia lógica”, incrementa los precios de salida al mercado para recuperar al máximo su inversión (7).

En resumen, los conflictos de interés que se presentan en la industria representan todavía grandes retos para el sector salud en su lucha por la equidad. Por lo tanto, la regla es seguir trabajando en la generación de conciencia y la promoción de consensos a través de mecanismos que fomenten: la priorización de necesidades en salud, el acceso universal a medicamentos esenciales, y su correlación ajustada con la inversión en i+D+i.  Al mismo tiempo, tenemos que desarrollar políticas nacionales que induzcan a financiamientos sostenibles (e.g. la creación de un fondo de inversión público-privada que mejore la capacidad, liquidez y riqueza en portafolios para las instituciones dedicadas a investigación).

¿Y tú qué propones para mediar los conflictos de interés y lograr así la equidad en salud?

Por: Fernanda Aldrette

Referencias:

(1) http://www.medwave.cl/link.cgi/Medwave/Revisiones/Analisis/5443
(2) http://www.amiif.org/nosotros.html
(3) http://www.who.int/macrohealth/newsletter/11/es/
(4) http://www.unesco.org.uy/shs/red-bioetica/fileadmin/shs/redbioetica/Revista_10/Art8-Pinto-R10.pdf
(5) http://revistas.bancomext.gob.mx/rce/magazines/223/7/RCE7.pdf
(6) http://eleconomista.com.mx/columnas/salud-negocios/2015/09/27/farmacos-mas-caros-mundo-generan-dilemas-eticos#comment-561407
(7) http://www.ejournal.unam.mx/rfm/no52-6/RFM052000605.pdf