Acciones Colectivas que construyen ‘bien-estar’

El pasado viernes 05 de Agosto, en conjunto con Regia Cartonera y Creando Espacios, tuve la oportunidad de colaborar en un encuentro público en la ciudad de Monterrey. Los líderes de estas organizaciones, grandes amigos míos, tenían la idea de incentivar la participación ciudadana a través del arte y de la cultura, en una iniciativa llamada Laboratorio de Acciones Colectivas, que incluye eventos, publicaciones y talleres. La pregunta era, ¿cómo entraban mi causa y yo en esta dinámica?

Bueno, la verdad es que responder a esta inquietud es fácil si revisamos que la OMS define a la Salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.  Por tanto, podemos decir que para lograr la máxima expresión de la salud, se necesita abordarla de manera integral. Asimismo, como claramente refleja el nombre de mi blog, mi causa está en generar esas acciones que construyan bien-estar y, por consecuencia, que construyan el mundo que soñamos tener. En lo personal creo que la mejor manera de lograrlo es a través de la transversalidad de proyectos. El hecho de incidir en todos estos espacios que normalmente parecerían tan ajenos a la salud.

Por consiguiente, con el fin de promover la participación, transformar los espacios públicos, y compartir el increíble trabajo artístico y cultural que están desarrollando actores locales, nos reunimos a crear este evento en un nuevo formato de interacción.

En mi caso, fue una experiencia fascinante. Descubrir la conexión tan grande que se puede lograr a través de expresiones artísticas. Entender los fenómenos sociales a través de las emociones y no de las palabras. Honestamente, es difícil el siquiera tratar de conceptualizarlo.

Lo que sí puedo afirmar es que el arte y la cultura, empleados para comunicar causas sociales, mueven fibras sensibles. Representan un instrumento clave de concientización en toda índole de temas de relevancia humana, porque precisamente humanizan. Sin embargo, parece que a veces nos pasan de lado. Hemos olvidado su esencia y valor fundamental en el crecimiento de la sociedad. No los vemos porque no los podemos medir. No los medimos porque hemos dejado de sentir.

Por último, quisiera presentarles un poco más acerca de los invitados especiales que nos ayudaron a hacer ‘Acciones Colectivas’ posible:

-Pack Zamora. Desempeña una muy interesante labor como defensor de la poesía en los barrios a través del Colectivo Tirando Esquina. Su travecía inició en una de las esquinas de la Av. Juárez y Arramberri, afuera del Mercado Juárez. Hoy en día, el colectivo a logrado atraer, de manera independiente, a más de 50 artistas, poetas, malabaristas, raperos, cantautores, fara fara, teatreros, danzantes, pintores y fotógrafos.
Página: www.facebook.com/ColectivoTirandoEsquina

-Rafael limones. Coordinador de Supera A.C., donde dirige programas de prevención de la violencia dirigidos a jóvenes. El diseño de los programas destaca la perspectiva de género, la animación sociocultural y la cultura de la legalidad. También es Co-Fundador del colectivo Museo Mutante.
Página: www.facebook.com/MuseoMutante

-Damián Ontiveros. Trabaja proyectos audiovisuales con personas que han sido victimadas por temas de agenda política. Por ejemplo, madres de personas desaparecidas e inmigrantes centroamericanos. Su obra forma parte del acervo de la Colección Jumex, La Maison Rouge de París, la Pinacoteca de Nuevo León, el Museo del Barrio de Nueva York, la Colección de la Editorial Art Newspaper Publishing de Londres, entre otras.
Página: www.damianontiveros.com

-David Herrera. Dirige el proyecto Ruta 13:20, en el cual se realiza trabajo de documentación y difusión del arte y de la cultura contemporánea de México y de algunos países de América Latina. Como parte del proyecto, nace la Gira SOY MESHICO, festival de arte y cultura con el cual se busca empoderar al pueblo mexicano sobre su riqueza cultural, mística ancestral y moderna.
Página: www.facebook.com/ProyectoDocumentalRuta1320

La única manera de prevenir la violencia es la colaboración

La violencia que viven los países latinoamericanos es, incluso comparada con el resto del mundo, una situación muy preocupante. En Monterrey, México, algunas organizaciones empiezan a ser conscientes de los retos que se deben enfrentar urgentemente y, aprovechando esta consciencia colectiva, decidimos reunirlas.

El pasado viernes 29 de julio, con el fin de trabajar transversalmente el tema de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia (PSVD) -desde enfoques de: urbanismo, educación, salud, emprendimiento y participación ciudadana-, se realizaron mesas de trabajo con instituciones de diferentes sectores y áreas de impacto en Nuevo León.

Mi interés particular en materia de PSVD, es concientizar sobre el impacto que vivir en situaciones de violencia -especialmente en el caso de mujeres y niños- tiene en la salud de las personas. Enfermedades como el cáncer, los accidentes cerebrovasculares y el VIH/sida, por mencionar algunos, están fuertemente ligados con experiencias de violencia que a su vez se relacionan con el tabaquismo, con comportamientos sexuales de alto riesgo y con el consumo inadecuado de alcohol y drogas.

El análisis y los entregables sociales

Como moderadora de la mesa de salud, fue muy interesante el identificar colectivamente los principales desafíos que tenemos. Después de analizar y debatir  ideas, llegamos a la conclusión de que los retos más importantes en México, en el segmento salud, sin duda son: la perspectiva de género y las adicciones.

En cuanto a perspectiva de género, se propuso enfocar nuestros esfuerzos en prevenir el embarazo adolescente a través de educación sexual responsable y de la verdadera ejecución del Marco Normativo y Jurídico del Programa de Salud Sexual y Reproductiva de los Adolescentes. Por verdadera ejecución, nos referimos a concientizar al personal de salud para evitar las subjetividades que han estado ocurriendo. Además, como mecanismo compensatorio, se buscará reforzar una atención integral y promover un horario de 24 horas en los Centros de Atención a Víctimas.

Con respecto al reto de las “adicciones”, todos concordamos en que la terapia ocupacional es vital en el proceso de prevención. En este caso se propuso crear talleres y capacitaciones de arte y tecnología, que formen altos perfiles en los jóvenes y en dónde realmente les demostremos que como sociedad creemos en su potencial para lograr grandes cosas.

Reflexión personal

En mi experiencia dentro de la Fundación de Clínicas del Azúcar, he comprobado la importancia que tiene el diseñar nuestras políticas públicas y programas con la perspectiva de género como directriz. En Latinoamérica, es indudable que las mujeres son quienes más sufren de violencia en sus diferentes formas. Trabajar de manera consecuente ante ésta y otras realidades sociales es imperativo.

Puntualmente, como organización, hemos ayudado a financiar el tratamiento médico de cientos de mujeres que, por ejemplo, no cuentan con el apoyo económico de su esposo. Situaciones como ésta, son parte de diferentes formas de maltrato que prolongan enfermedades en quienes son víctimas de violencia. Estas situaciones, no son intuitivamente parte de lo que entendemos por violencia pero forman parte de un ciclo dañino que debe romperse por medio de la participación y la colaboración activa.

La única manera de ganar, ésta y otras batallas, es la colaboración. La colaboración es la clave para lograr transformaciones sociales y para tener el mundo que soñamos.

 

13767417_10157197000340023_3026309451263444452_o
Organizaciones participantes: Tecnológico de Monterrey, UDEM, U.A.N.L., USAID, Subsecretaría de Prevención y Seguridad Pública, Secretaría de Desarrollo Social, Fundación Clínicas del Azúcar, Instituto Republicano Internacional, Despierta Cuestiona y Actúa, Kybernus, FEMSA, ProSalud, Supera, entre otras.

El sueño de combatir la malnutrición infantil se llama SOYNUT

Hace un par de años, participando en un Bootcamp de emprendimiento social realizado por el Tecnológico de Monterrey, fui testigo de las grandes cosas que se pueden crear con un gran grupo, conocimiento, más un poco de sensibilización ante ciertas causas sociales. Fue en este evento que me tocó desarrollar, en conjunto con un equipo increíble, la iniciativa de SOYNUT.

SOYNUT busca brindar la atención en los 1.000 días críticos para la vida, esenciales para prevenir la desnutrición, ya que en este periodo se produce el desarrollo básico. Su propuesta de valor es ofrecer alimentos altamente nutricionales desde el embarazo hasta los primeros dos años de vida, brindando la atención necesaria para desarrollar niños saludables e inteligentes.

Un poco de contexto…

La realidad de todo esto, es que nos encontramos en una época en que sí tenemos los conocimientos y los recursos para combatir la desnutrición/malnutrición. Gracias a evidencias prácticas y científicas, podemos saber cómo actuar, qué hay que hacer, cómo hacerlo y cuánto cuesta. El mundo cuenta con suficiente comida para alimentar a la población mundial adecuadamente, solo es cuestión de consumir/distribuir eficientemente el alimento que se produce, y que se está desperdiciando (alrededor de un 30% y un 50%).

El reto es grande, no solo por el tema del uso eficiente de recursos, sino también por el posicionamiento de los productos de las grandes multinacionales, que ofrecen alimentos a un costo muy bajo –y que no necesariamente son de la mejor calidad nutricional-.

Lo bueno de todo esto

Es increíble ver que cada vez surgen más y nuevos emprendedores a quienes no les asusta el competir contra las grandes empresas; y lo mejor de todo: toman la decisión de hacer de su causa social un modelo de negocio, como es el caso de SOYNUT. La sociedad empieza a ser más consciente de lo que realmente aporta valor y, en lo particular creo que en un futuro, ese concepto de multinacional dejará de existir. Empezará una nueva generación de pequeños emprendedores y muchos de ellos con compromiso social congruente; es decir, que es visible en todo su modelo de negocio y no sólo a través de su departamento de responsabilidad social y/o fundación.

En conclusión, el proyecto de SOYNUT continúa después de todo esto tiempo. La razón, es porque existen personas persistentes, leales a su causa, y que aprenden a hacer equipo y a transmitir esa pasión, no por lo que hacen sino por lo que creen.

En donde esté, estoy segura que seguiré aprendiendo de estas personas tan maravillosas que han aparecido en mi camino. Tratando de entender los retos que enfrenta Latinoamérica en temas de salud, nutrición y desarrollo: mi gran pasión. No me queda duda que todos somos parte de un sistema que necesitamos comprender, desde una macro perspectiva, para encontrar mejores soluciones.

13710001_10157169039255023_144326775321338933_n
Foto: Niria Treviño, Fernanda Aldrette y Catalina Guerrero. Equipo SOYNUT.
¡Faltó Javier Alcántara!

Conoce más acerca de #ConstruyeSalud

Construye Salud es un espacio dedicado a compartir aprendizajes y experiencias entorno a la salud pública y el desarrollo social. Un sitio que nos ayude a tomar mejores decisiones en nuestros campos de acción.

Este blog surge por mi interés de sensibilizar sobre el derecho de la salud. Un derecho que no solamente debería estar garantizado para todos, sino que como activistas y tomadores de decisiones deberíamos impulsar con mayor fuerza. Además, analizar profundamente las acciones globales que se están desencadenando en relación al tema es imperativo. Por ejemplo, me resulta sumamente interesante la perspectiva antropológica de cómo la salud es tan poco valorada hasta que en algún momento se va. Ahí es cuando cambia todo. Parece contradictorio, como humanidad nos encontrarnos en una constante lucha por alargar nuestros días en la Tierra y al mismo tiempo nos comportarnos como si fuéramos seres eternos.

Es verdad que soy una apasionada de la salud pública y de actuar conforme a las ciencias biológicas, pero creo también que es importante pasar de la teoría a la acción y de la observación a la innovación. Por lo tanto, es mi intención que como activista de la salud, pueda aportar mis experiencias e invitarlos a cuestionarnos tantas cosas como podamos con el fin de que con más preguntas, tengamos más y mejores respuestas.

Construye Salud: este nombre lo escogí porque refleja aquello que les quiero transmitir. Nuestro mundo se construye por las conexiones que hacemos. Por esta razón, busco conectar y construir con ustedes desde México hasta cualquier parte del mundo. Este espacio es para conectar personas, conectar países, conectar iniciativas que puedan cambiar tu vida y la de tu comunidad, conectar intereses y finalmente construir. Construir, sobretodo, soluciones globales desde lo local, ya que si algo he aprendido en mi activismo en salud comunitaria es que muchas de las respuestas que buscamos están ahí en las mismas comunidades, en una casa, en una familia, en una persona. A veces, es más fácil si partimos de lo particular a lo general que viceversa, las dimensiones cambian al mismo tiempo que las complejidades.

Acompáñame en esta aventura en donde tú y yo construiremos para tener el mundo que soñamos, cambiando el pasado, pero forzosamente enseñando a construir el futuro. Si cada vez más personas nos unimos y compartirmos una visión, podremos influir en generar cambios consistentes.