Creciendo con Zaragoza de lo asistencial al desarrollo

Este fin de semana pasado, tuve la oportunidad de asesorar y apoyar en la iniciativa de la Prepa Tec Eugenio Garza Sada, llamada Creciendo con Zaragoza (CZ). Esta iniciativa se fundó en el 2004, con el fin de sensibilizar a los alumnos sobre las distintas realidades de México. La forma de iniciar fue sencilla y asistencial. Llevaron ropa y víveres a las personas de las comunidades del municipio de Zaragoza, Nuevo León en México -uno de los municipios con mayor índice de marginación en el estado-. Y desde entones CZ ha seguido ejecutando intervenciones sociales en estas comunidades -agregando a su lista temas: educación, salud, y nutrición- desde un enfoque de desarrollo.

La razón del cómo llegué a CZ se llama: Edith Alemán. Ella es actualmente directora de Servicio Social del Tec de Monterrey, Campus Monterrey y también mi amiga. Un día casual como cualquier otro, en una reunión de trabajo, me platicó de la necesidad que tenían en uno de los programas de CZ: NutreTec; programa del que me enamoré desde el momento en el que me habló de él.  No fue raro que en menos de dos semanas, me encontrara viajando con ellos en esta aventura de tres días, que me ha dejado maravillada por tres cosas: su sentido de pertenencia, contexto y ecosistema.

El programa NutreTec empezó algunos años después de la creación de CZ, gracias al apoyo del Dr. Serna -Investigador del Tecnológico de Monterrey- quien donó una fórmula proteica de bajo costo orientada a niños de 0 a 5 años, la cual hasta el día de hoy es desarrollada y entregada semestre a semestre por los integrantes del programa. Sin embargo, los principales retos estaban en el seguimiento y en la evaluación del impacto en el crecimiento del niño. Por tanto, mi rol consistió en desarrollar un protocolo de evaluación y capacitación en la toma de datos, que nos permitiera diagnosticar el estado nutricional de los niños e identificar quiénes serían los beneficiarios del programa según el grado de desnutrición que presentaran.

Curiosidades sociales

Me resultó muy interesante, y al mismo tiempo desconcertante, conocer la forma de vivir de estas comunidades (e.g. el hospital más cercano se encuentra a 3 horas de distancia, los niños caminan 4 horas para llegar a la escuela, etc.) e identificar sus principales necesidades de salud y nutrición. Al ser comunidades que han logrado vivir del autoconsumo, su dieta depende de los productos de temporada, convirtiéndola en una dieta poco variada. Sin embargo no considero que éste sea su principal problema. Ellos tienen un buen aporte de proteínas vegetales por la combinación del maíz y el frijol, que son parte de su alimentación diaria. Más bien, considero que se debe trabajar fuertemente con las madres en educación sobre nutrición en la primera infancia, ya que observé que una gran porcentaje de ellas empezaba a introducir alimentos a sus bebés a partir del año e incluso del año y medio (la recomendación general es a los 6 meses). Ésto claramente se traduce en una desnutrición infantil que afecta el crecimiento del niño en etapas cruciales de desarrollo.

Acciones que impactan

Los resultados de esta intervención, en donde participaron alrededor de 30 alumnos de preparatoria y profesional a través del servicio social y del voluntariado, fueron: 30 niños con NutreTec -entregado y siguiendo su programa contra la desnutrición-, 22 niños evaluados y graduados del programa; 4 ejidos visitados -2 de ellos con un médico de Zaragoza y medicamento financiado por los alumnos para su consulta- y alrededor de 1500 piezas de ropa y calzado entregados para dichas comunidades.

En resumen, las acciones pequeñas de corazones apasionados por ayudar, terminan convirtiéndose en programas como CZ que han cambiado la vida de cientos de niños que ahora podrán alcanzar su máximo potencial como seres humanos. Podrán soñar y lograr lo que se proponen, porque ésa es la verdadera importancia de la nutrición: tener un cuerpo sano para transformar millones de vidas más.

Deja un comentario