¿Son seguros los alimentos transgénicos?

La progresiva presencia de los alimentos transgénicos, también conocidos como alimentos genéticamente modificados (GMFs, por sus siglas en inglés), es un hecho. Aunque el desarrollo de este tipo de productos es justificado por causas socio-económicas como la seguridad alimentaria y el calentamiento global, su introducción continúa causando polémica entre consumidores y ambientalistas. Éstos, temerosos por sus implicaciones en la salud -actualmente desconocidas y rodeadas de incertidumbre-, se preocupan también por el posible desequilibrio medioambiental que conllevaría la introducción directa y descontrolada de genes modificados en los ecosistemas.

De cualquier manera, parece ser que si analizamos cuidadosamente la evidencia actual de este dilema: riesgos vs. beneficios (críticos vs. defensores), descubrimos un camino relativamente claro. Primero entendamos por GMFs a todos aquellos alimentos a los que se les ha insertado genes exógenos (de plantas o animales) en sus códigos genéticos (1).

Entre los GMFs se destacan:

  1. Cultivos que son directamente un GMF y que pueden ser tolerantes a herbicidas o resistentes al ataque de plagas.
  2. Alimentos procesados que contienen uno o más ingredientes derivados de cultivos modificados genéticamente.
  3. Alimentos que se han producido con un producto auxiliar que puede venir de un microorganismo genéticamente modificado (por ejemplo, quesos elaborados del compuesto de hongos genéticamente modificados como el Aspergillus Níger) (2).

La gran mayoría de las investigaciones sobre GMFs sugiere que son seguros para comer y que además tienen el potencial de alimentar a millones de personas que actualmente son víctimas del hambre en el mundo. David Zilberman, economista agrícola y ambiental de U.C. Berkeley dice que el uso de cultivos transgénicos ha bajado el precio de los alimentos y ha aumentado la seguridad del agricultor al permitirle utilizar menos pesticidas. Además, en algunas zonas se ha incrementado la distribución del maíz, del algodón y de la soja de un 20% a un 30%. Algo que para algunas personas representa literalmente sobrevivir (3).

La Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO) estima que el mundo tendrá que aumentar un 70% más la producción de alimentos para abastecer a 2,300 millones de personas adicionales en el año 2050 (4). Por eso, la apuesta se centra en los GMFs: mejores rendimientos, crecimiento en tierra seca y salada, soporte ante altas y bajas temperaturas, y tolerancia a insectos, enfermedades y herbicidas.

Por otro lado, el consumo de este tipo de alimentos ha aumentado 100 veces la superficie global de cultivos transgénicos desde el año 1996. En el 2014, las hectáreas biotecnológicas crecieron una tasa anual del 3 al 4%, un aumento equivalente a 6.3 millones más de las 175.2 millones de hectáreas con las que ya se contaba en el 2013. Los productos más producidos mediante estas técnicas fueron: la soja, el maíz, el algodón y la canola. Otros cultivos menores: alfalfa, remolacha azucarera, papaya, calabaza, álamo, tomate, pimiento, y berenjena (5).

En el caso de México, una resolución judicial en 2013 suspendió la medida que prohibía la siembra del maíz transgénico. El principal argumento en contra, era que en México, al ser centro de origen y diversificación del grano, no se debería sembrar maíz genéticamente modificado porque los genes podrían contaminar a otras especies nativas. En relación a esto, Mayra de la Torre Martínez, profesora investigadora del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), e investigadores de la FAO, mencionan que aunque todavía no se ha probado que el consumo de transgénicos afecte a la salud de las personas; existen nuevas técnicas científicas que podrían identificar cambios a nivel genético, proteínico y metabólico, inclusive en otras especies nativas (6) (7).

También, un tema que no puede dejarse de lado en este debate es el de la propiedad intelectual. En la primera mitad del Siglo XX, las semillas estaban en su mayoría en manos de agricultores y fitomejoradores del sector público. En décadas siguientes las empresas multinacionales de ingeniería genética han aprovechado la regulación como estrategia de control del germoplasma vegetal. Según Context Network, hoy en día el mercado de las semillas patentadas (monopolio exclusivo) representa el 82% del mercado mundial de semillas comerciales, siendo valorado en el 2007 por US $22,000 millones (9). Es decir, las patentes, por sí mismas, pueden traer otros problemas que aún no hemos visualizado del todo: concentrar el poder corporativo, incrementar costos a largo plazo -aunque por el momento se comunique lo contrario-, y debilitar más los derechos de los agricultores. Es un hecho que si el crecimiento poblacional continua al mismo ritmo, la demanda mundial de alimentos aumentará durante al menos otros 40 años. La creciente competencia por la tierra, el agua, y la energía, además de la sobreexplotación de las pesquerías, afectarán nuestra capacidad de producir alimentos -los efectos del cambio climático son sin duda una amenaza adicional-. Respondiendo a la pregunta: ¿son seguros los alimentos transgénicos?, podemos suponer que los productos que se encuentran actualmente a disposición del público no representan ningún peligro para la salud humana. Sin embargo, será preciso presionar a la instituciones a instrumentar permanentes mecanismos de control e investigar a profundidad antes de introducir nuevos productos a base de GMFs.

Por: Fernanda Aldrette

Referencias:

(1) https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002432.htm
(2) http://www.revista.unam.mx/vol.10/num4/art24/int24-1.htm
(3) http://www.scientificamerican.com/article/the-truth-about-genetically-modified-food/
(4) http://www.fao.org/news/story/es/item/35675/icode/
(5) http://www.revista.unam.mx/vol.10/num4/art24/int24-3.htm
(6) http://www.isaaa.org/resources/publications/biotech_booklets/top_10_facts/download/Top%2010%20Facts%20Booklet.pdf
(7) http://www.ciad.mx/component/content/article/139-articulos/1275-el-debate-de-los-transgenicos.html
(8) http://www.fao.org/docrep/006/y5160s/y5160s10.htm
(9) http://www.gmwatch.org/gm-firms/10558-the-worlds-top-ten-seed-companies-who-owns-nature

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: